Crisis ministerial en el gobierno del Presidente Petro

0
210
El Presidente Petro consideró que una verdadera reforma a la justicia en Colombia requiere de más jueces, más independencia y mayor justicia restaurativa.

Diferencias de criterios llevaron a la salida de los funcionarios

Por: Osvaldo Parra Ponce

Algo está pasando al interior del gobierno del Presidente, Gustavo Petro, y a juzgar por el comportamiento de sus ministros, es algo muy grave.

Cuando lleva poco más de seis meses de haber empezado su gobierno, Petro ya afronta su primera crisis ministerial, con la salida de tres de sus ministros, quienes en los últimos días habían manifestado diferencias con las posturas del Presidente.

Este lunes, se dice que renunciaron María Isabel Urruria, quien era la Ministra de Deportes; Alejando Gaviria, el Ministro de Educación; y Patricia Ariza, Ministra de Cultura. Sin embargo, a juzgar por lo ocurrido, todo parece indicar que no renunciaron, sino que los renunciaron.

Y es que los hechos hablan por sí solos. María Isabel Urrutia, se enteró de que ya no era ministra cuando llegó a una reunión y le indicaron que chao, que no podía entrar porque ya no era ministra. Con seguridad ahora los defensores de los derechos humanos saldrán a hablar de racismo. No señores, esto es política al más alto nivel, la cortada de cabezas se dio luego de una cumbre entre los representantes de los partidos de gobierno.

Hay que recordar, que Urrutia había hecho algunos reparos a decisiones del Presidente Petro.

En el caso de Alejandro Gaviria, todo parece indicar que también se enteró por medios no oficiales, a través del “twitter más rápido del oeste”, el del Presidente Petro, por donde al parecer se divulgan, en el literal sentido de la palabra ligereza, todos los actos de gobierno.

La salida del Ministro de Educación estaba cantada, ya que siendo parte del equipo del gobierno del cambio, se atrevió a criticar algunos puntos de la reforma a la salud, cayendo en desgracia con su jefe, que hoy lo deja desempleado, uno más en las estadísticas del DANE.

Algo similar ocurrió con la Ministra de Cultura, Patricia Ariza, quien quedó notificada a través de los medios de comunicación de su salida del ministerio y de su reemplazo.

Lo que ha ocurrido en Colombia es un mal síntoma, no por la salida de los ministros, porque al fin de cuentas el presidente es autónomo de trabajar con quien quiera, con quien quieran los acuerdos políticos y burocráticos, sino por la forma como prácticamente a sombrerazos fueron sacados por la puerta de atrás estos funcionarios, cuyo pecado fue no estar de acuerdo con algunos temas de su jefe.

Mal y delicado síntoma, si estamos hablando de un país democrático, donde se habla de concesos y acuerdos, y donde se dice que se escuchan a todas las partes.

Pareciera, ahora, que los argumentos se han vuelto una piedra en el zapato para el gobierno, donde se aplica el refrán de que “Si no está conmigo, está contra mí”.

De cumplirse esta premisa, bien podríamos vaticinar que las horas también están contadas para el Ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, y la Ministra de Agricultura, Cecilia López Montaño, quienes han realizado sendas críticas al proyecto de reforma a la salud, donde han manifestado que dicha iniciativa no tiene sustento fiscal, algo que es gravísimo para un tema tan sensible, como es el manejo de la salud de los colombianos.

Esta situación, sumada a la absoluta demagogia que hay dentro del gabinete, donde cada ministro dice algo en público, lo contradice otro ministro o funcionario, y hasta hacen confundir a su propio patrón, nos permite afirmar el planteamiento con el que empezamos esta columna: “Algo está pasando al interior del gobierno del Presidente, Gustavo Petro”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí