La masacre que me dejó sin novia

0
101

Por Álvaro Camacho Andrade
Reportero gráfico

A comienzos o mediados de 1993, no recuerdo bien, me correspondió como fotógrafo de La Tarde hacer imágenes de una masacre en el sector de El Bosque cerca a la laguna del Otún, el hecho fue uno de los primeros cubrimientos judiciales de mi carrera como reportero gráfico de la ciudad. Junto con el periodista Germán Jiménez subimos a pié, inicialmente con un guía de apellido Machete, familiar de una de las víctimas que se adelantó y nos dejó en el camino, perdidos logramos resguardarnos en la única casa que encontramos cuando ya oscurecía, sus moradores nos recibieron temerosos pero con amabilidad, nos brindaron agua de panela con queso en la cocina que también hacía las veces de sala, nos prestaron mantas para el frío y nos salvaron de quedarnos a la intemperie.

En la mañana logramos llegar al lugar donde cuatro personas habían sido asesinadas, encontramos a nuestro guía que llorando organizó una especie de camilla con una lona y dos palos para bajar el cuerpo ayudado por un muchacho también de la familia. Con tristeza y algo de temor hicimos nuestro trabajo periodístico y bajamos detrás de las víctimas.

Mientras tanto en La Tarde nos daban por desaparecidos, nos llegaron muchos mensajes al beeper algunos bastante fuera de lugar como «comuníquense con redacción» o «si no aparecen serán sancionados», la señal nos llegaba pero en esa época para responder tocaba vía telefónica y el aparato más cercano era en La Florida, cuando llegamos al corregimiento logramos pedir que nos recogiera el campero del periódico, al entrar nos esperaba todo el personal de La Tarde que nos aplaudió, dos chicas me recibieron con llanto, traté de eludirlas pero fue imposible, no pude evitar que se dieran cuenta que ambas eran mi novia. Me quedé soltero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí